“El más bello sentimiento que uno puede experimentar es sentir misterio.
Esta es la fuente de todo arte verdadero, de toda verdadera ciencia. Aquel que nunca ha conocido esta emoción,
que no posee el don de maravillarse ni encantarse, más vale que estuviera muerto: sus ojos está cerrados…”

[Albert Einstein].